El Perdón

El perdón nace de una necesidad de vivir en sociedad y ser aceptados por la misma. No necesitaríamos el perdón si no necesitáramos al otro, pero cuando el otro es nuestro padre/madre, herman@, pareja, hij@, etc. El perdón se convierte en una necesidad mal interpretada puesto que lo que verdaderamente buscamos es que sea el otro el que nos pida perdón a nosotros y no al revés.

Esto es debido, a la convicción de que nuestra realidad está por encima de la de los demás. En el momento en el que aceptamos que cada cual vive su realidad y por tanto cada uno ve la vida desde su prisma salimos de la necesidad de cambiar al otro o de la necesidad de que el otro entienda nuestro punto de vista.

Si a todo esto le añadimos el hábito en el que estamos acostumbrados a vivir y del que nos cuesta horrores salir que es el hábito de querer tener razón nos encontramos con un resultado de vivir en la incomprensión y el victimismo en muchos de los casos.

Cuando llegamos aquí, encima nos creemos con derecho a exigir que sea el otro el que nos pida perdón por no habernos entendido y por pensar de una forma tan… distinta a la nuestra. Es en este punto justo en el que debemos entender que lo que nosotros interpretamos como rabia, dolor, injusticia hacia el otro por lo que nos ha hecho e incluso por lo que no nos ha hecho, pero consideramos que tenía que haberlo hecho no es más que una excusa para buscar a quien culpar porque nuestra vida no es la que queríamos o creíamos que debía de ser.

Estoy así porque mi madre me hizo…, porque mi padre no me dio…, porque mi pareja no me pidió… y podríamos seguir con una larga lista de ejemplos hasta que alguien nos diga ¡BASTA! Estas así porque tu prefieres no entender y no perdonar, estas así porque si perdonas ya no tienes a quien responsabilizar de tus desgracias y te es más fácil culpar a otro antes de aceptar coger las riendas de tu vida y arriesgarte a tomar decisiones, estás así porque te has acostumbrado a cargar con ese peso sobre tu espalda y no sabes cómo vivir si lo sueltas.

La solución es tan fácil como decir: te perdono por … y te pido perdón por haberte juzgado, es más me perdono por todo el daño que hasta hoy me he estado haciendo al cargar con tanta rabia y tanto dolor, merezco liberarme de este peso, merezco ser feliz y disfrutar de la vida, merezco crecer, merezco responsabilizarme de mis actos y mis decisiones.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies